Las bodas

En una boda…cualquier cosa puede pasar

las bodasCon algo de suerte saldremos bien librados. Y es que aunque la idea es que el día de nuestra boda, todo sea como una magnifica noche mágica, lo cierto es que quienes tienen esa suerte suman un porcentaje mínimo, esto no quiere decir que el día de tu boda serás víctima de una tragedia, pero deberás prever una serie de situaciones posibles.

Presta atención y no pienses que exagero, pero y si uno de los zapatos nuevos te juega una mala pasada y no puedes caminar dado el pedazo de ampolla que te ha salido, y si a eso le sumas un dolor de estómago por algo que comiste el día anterior. Uf, eso sería fatal y nadie se quiere pasar la noche de su boda con dolor de pie y  reflexionando en el baño. No comas mucho el día anterior. Lleva un pequeño botiquín por si acaso.

Cierra los ojos y piensa lo que harías si de pronto te das media vuelta cuando tus amigas te dicen que tu vestido es hermoso y resulta que una cremallera se quedó atascada. Sería una auténtica desgracia.

Tanto como la presencia del aquel invitado que dijo no y luego dijo sí, te romperá los esquemas y deberás distribuir las mesas como si aquel amigo fuera el protagonista.

Lo mejor en estos casos es poner una sonrisa alegre aun cuando te lo quieras cargar por dentro. Ya sabes que el tiempo a veces juega malas pasadas. Lo pasarás fatal si decides hacer tu boda en exteriores y en un lugar donde el temporal es inestable.

No es que te vaya a pasar pero  imagínate que llueve el día de tu boda y no hay un toldo o un interior donde desarrollar un plan B, o por lo menos nadie se ha tomado la molestia de preguntarlo. ¿Y el fotógrafo? No ha llegado todavía, si por algún motivo se retrasa alguien deberá encargarse de hacer el registro de las imágenes de la boda.

No es usual que el fotógrafo muera pero en caso falle, deberá mandar a alguien que lo reemplace para que tu boda no esté llena de selfies. Ten en cuenta que será un día en el que los nervios no solo te atacarán a ti sino a tu futuro esposo, a tus padres o hermanos o a quien decidas que esté a tu lado. Si por algún motivo se extravían los anillos es recomendable que tengas unos a mano, da igual, lo importante es reaccionar rápido para no estropear el momento.

Si habéis decidido casaros en la otra punta del mundo o en una finca que para llegar hay que hacer todo un camino enrevesado…tener paciencia con los invitados, si acaso no los podéis secuestrar días antes procurar que estén al menos el día anterior en la zona donde se desarrollará la boda. Y si la boda es lejos atente a las consecuencias porque muchos te dirán si voy pero a ver a quien se le ocurre casarse en la otra parte del mundo y pensar que asistirán todos…bueno nunca se sabe.